Cuando se hace renovación urbana y se tumba lo que existe para sacar una nueva infraestructura de vías, de zonas verdes, de andenes, de nuevo comercio, de parques, de nueva vivienda, etc., lo que se hace es revivir los espacios para tener ciudades más eficientes.

Gabriel Escallón

Gerente general de Cimento

Renovar una zona de cualquier ciudad en el mundo significa entre muchas otras cosas dignificar la vida del ciudadano a través de derechos tan fundamentales como movilizarse dignamente, contar con espacio público suficiente y tener una vida que traiga bienestar.

En Bogotá existen muchos espacios deprimidos y deteriorados que necesitan ser reconvertidos para que tengan una caracterización que brinde una verdadera calidad de vida para los ciudadanos, bajo un modelo de renovación urbana. Por eso, desde el año 2007 se detectaron aproximadamente 10 zonas que quedaron demarcadas con características viables de renovación.

El Plan Parcial Proscenio que se hará entre las calles 85 y 88 y la carrera 13 A y 15 en el barrio La Cabrera se enmarca en aspectos fundamentales para este modelo de desarrollo de ciudad: el espacio público, la renovación, los espacios con usos mixtos, la movilidad y la valorización, contando además con un proceso democrático en donde se involucra a los propietarios de la zona, llegando a acuerdos y generando confianza mediante el contacto directo y la socialización de los cambios y el impacto de la renovación urbana.

En Cimento pensamos en proyectos para 50 años y nos anteponemos a la forma como los ciudadanos nos movilizaremos en el futuro. Por todo lo anterior le apostamos al modelo de renovación urbana en el cual se benefician los ciudadanos y las ciudades que cada vez se enfrentan a nuevos desafíos.

Para hacer Renovación Urbana se requiere confianza. En la medida en que se vean proyectos reales donde todos los derechos de las personas se respeten, lograremos desarrollar una dinámica virtuosa.

Claudia Samper

Gerente general de Arpro

La Renovación Urbana es una herramienta fundamental para las ciudades ya que tiene como fin transformar trozos de ellas en aras de garantizar una mejor calidad de vida para las personas que viven en o alrededor de la zona a intervenir.

El objetivo de renovar se da como consecuencia del deterioro, los malos usos y el desaprovechamiento de espacios que tienen el potencial para convertirse en zonas atractivas y polos de desarrollo, así, en la medida en que se genere nuevo espacio público, mejor calidad de vida y distribución de actividades sociales y económicamente sostenibles de manera planeada y organizada, se incentiva un mejor desarrollo urbano que incremente la capacidad de las ciudades.

Se considera como renovación, por ejemplo, el cambio de una zona industrial con fábricas inutilizadas, por un área organizada en el que converjan diferentes usos: vivienda, comercio, educación y cultura, pero sobre todo, zonas verdes, espacio público y soluciones integrales de movilidad.

La Renovación Urbana supone incomodidades para algunos ciudadanos dado que de manera radical lo que estuvo por muchos años se transforma y cambia las dinámicas de vida de familias y personas que vivieron y llevaron a cabo actividades distintas; sin embargo, el objetivo de la renovación lleva consigo una premisa fundamental que consiste en lograr una ciudadanía sintonizada a través de su inclusión en las actividades económicas de los proyectos, lo que genera confianza y permite estar más cerca de una comunidad que se mantendrá informada de manera permanente.